Breve historia de los partidos políticos en Venezuela

Marco Tulio CicerónCuando el entonces joven, Juan Bautista Fuenmayor, entró a la Rotunda como prisionero, ahí se encontraban presos también todos los líderes de los Partidos Conservador y Liberal, entonces, conociéndolos a todos, Juan Bautista Fuenmayor se dijo así mismo:

–                 ¡ Si estos son los grandes líderes de Venezuela, entonces yo puedo ser también un gran líder !

Y de allí salió a fundar clandestinamente el Partido Comunista de Venezuela, con Pío Tamayo, y otros.

Ciertamente, el dictador Juan Vicente Gómez, había acabado con los caudillos regionales y los partidos en aquel entonces tradicionales, el Conservador y el Liberal. El mismo dictador se jactaba en decir, aquí hay dos partidos los amigos del gobierno, y los vagabundos que no quieren trabajar y son enemigos del gobierno.

Cuando se murió Juan Vicente Gómez, bajo el gobierno del General en jefe Eleazar López Contreras comenzaron a fundarse los partidos políticos, ya existía en la clandestinidad el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y se crearon organizaciones como ORVE, el PDN, etc.

            A la llegada a la presidencia de la República del General Isaías Medina Angarita, se legaliza al PCV, como producto del entendimiento entre la URSS y EE.UU y además se funda Acción Democrática, bajo la tutela de importantes políticos como Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco, etc. El gobierno medinista, inmediatamente funda el Partido Democrático de Venezuela o venezolano, que se llamaba anteriormente “amigos de la política gubernamental” el cual estaba dirigido básicamente por Arturo Uslar Pietri, antiguo ministro de Eleazar López Contreras, y hombre de total confianza del general Isaías Medina Angarita, y que fue su Secretario General de la Presidencia y otros cargos de importancia.

El 18 de octubre de 1945, los principales líderes de Acción Democrática, encabezados por Rómulo Betancourt se unen a una conspiración que ya venía dentro del Ejército venezolano, por la rivalidad entre los oficiales salidos de la Escuela Militar y los oficiales “chopo de piedra” que eran una herencia del tiempo de Gómez, y acaban con el PDV. Cabe destacar que al gobierno de Medina, tildado por los accióndemocratistas como continuidad del gomecismo, lo apoyaron comunistas como Juan Bautista Fuenmayor, y líderes sindicales como Luis Miquilena (todavía vivo y con cierto poder de convocatoria).

Al poco tiempo, Rafael Caldera, en unión con Pedro del Corral, Lorenzo Fernández, y otro funda a COPEI, partido de corte conservador en aquel entonces, el cual rápidamente se adscribiría a la Democracia Cristiana mundial después del año 1958. En 1945 nace como un partido progresista basado en las doctrinas democráticarevolucionaria, Unión Democrática Republicana por ello adoptó el colora amarillo como símbolo del partido. Cabe destacar que el amarillo era el color de la bandera del Partido Liberal fundado en el siglo XIX por Antonio Leocadio Guzmán. En el año 1946, Jóvito Villalba uno de los líderes de la generación del año 1928 se convierte en su principal líder.

En 1948, los militares se cansan de su colaboración con Acción Democrática, que había legitimado su participación en el poder, con unas elecciones mediante el sufragio universal, y derrocan al eximio escritor y presidente de la República, Rómulo Gallegos. Entonces, de inmediato Acción Democrática es ilegalizada, y años (1950) más tarde el PCV.

El 17 de noviembre de 1952 se efectúa la primera concentración política de masas que se realizaba en Venezuela desde 1948, dicho acto político era el inicio de la campaña para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente de 1952Jóvito Villalba y Mario Briceño Iragorry de URD pudieron llenar la plaza de toros del Nuevo Circo de Caracas, pese a las diferencias que habían mantenido con AD, y logran agregar a su favor la mayor parte de la militancia adeca, que no podía participar dentro de la política venezolana.

El 30 de noviembre de 1952 se realizan las elecciones para la constituyente y en la noche se conocía de una eventual victoria mayoritaria de los urredistas. La URD habría obtenido 62,8% de los votos, COPEI el 16,04% y el partido oficialista de Marcos Pérez Jiménez Frente Electoral Independiente (FEI) el 21,13%.7 Según estos resultados previstos por URD la Asamblea Nacional Constituyente debía quedar integrada por 67 representantes de URD, 19 de Copei y 17 de FEI.8 Sin embargo el Consejo Supremo Electoral (CSE) decide interrumpir la emisión de resultados esa noche y Pérez Jiménez da un golpe de Estado el 2 de diciembre, por tal motivo el organismo electoral emite un boletín definitivo dando como ganador de los comicios al FEI con 60 constituyentes, URD con 29 y COPEI con 17. Cuando se dan a conocer los resultados, la Unión Republicana Democrática declara el fraude electoral. Entonces comienza un período de persecución de los líderes del partido, encarcelando a algunos de ellos y enviando al exilio a otros entre ellos a Jóvito Villalba, Mario Briceño Iragorri, Humberto Bártoli y Ramón Tenorio Sifontes.

El 23 de enero de  1958, una rebelión cívico militar destituye al general Marcos Pérez Jimenez, y se convoca a elecciones en 1959, es la época dorada de los partidos políticos, se destacan cuatro grandes: AD, URD, COPEI y el PCV. Rómulo Betancourt gana las elecciones y pone en vigencia el llamado Pacto de Punto Fijo llamado así porque se firmó en la casa de Rafael Caldera, principal dirigente y sempiterno candidato de COPEI.  Este pacto busca estabilizar la democracia ante las amenazas de golpes militares. En 1961, Domingo Alberto Rangel y la gran mayoría de la juventud de AD atraída por el fenómeno de la revolución cubana, dividen a AD y fundan el partido Movimiento de Izquierda Revolucionaria, el cual se lanza a la aventura insurreccional junto con el PCV. Al poco tiempo, surge otro movimiento fraccionario contra AD, el llamado grupo ARS, el cual en las siguientes elecciones sale con candidato propio, pero apenas saca el 2% de la votación. En estas elecciones del año 1963, gana AD y queda en segundo lugar COPEI, partidos ambos de gobierno, con lo cual la democracia gana un espaldarazo popular.

En las elecciones del año 1968, COPEI gana las elecciones con Rafael Caldera como su candidato, ya la democracia está madura, y los partidos del sistema COPEI, AD, URD y el MAS (surgido como una división del PCV), poseen una gran militancia. Pero comienza la decadencia de los partidos políticos. En efecto, la administración pública crece más que desproporcionada con relación a las necesidades del país, para darle cargos a la gente. La CTV dominada por AD coopera con la democracia al proporcionarle al país, una paz laboral, pero esta paz es adquirida burocratizando al país. Rómulo Betancourt fortalece a su partido al no postularse de nuevo, y dejar bien entendido su papel de estadista, pensando más en las nuevas generaciones que en las nuevas elecciones, mientras que Rafael Caldera no lo entiende así y vuelve otra vez a lanzarse en las elecciones de 1993, perdiendo ante un candidato de AD, de poca estatura intelectual, Jaime Lusinchi.  En 1981, ya Betancourt había fallecido, y no podía ejercer su carácter contralor en AD.  URD, sufre un desgaste terrible puesto que Jóvito Villalba, poco a poco destruye su propio partido. En los años sesenta URD experimenta un desprendimiento hacia la izquierda con el grupo de José Herrera Oropeza, Luis Miquilena, y José Vicente Rangel. Luego, se niega a que un brillante abogado  Alirio Ugarte Pelayo sea su dirigente y futuro candidato a la presidencia de la República, y este se suicida como resultado de la tensión política.

El gobierno de Jaime Lusinchi se caracterizó por ser el más adeco y sectario de todos los gobiernos de Acción Democrática, al punto de que los gobernadores que él nombró, eran los secretarios generales de Acción Democrática en sus respectivos estados. Y una figura mediocre del interior de la República (Monagas) se alzó como el nuevo líder de Acción Democrática: ¡ Alfaro Ucero ! el hombre del aparato, como Stalin pero sin tener su talento.

Los años de Jaime Lusinchi, transcurren como lo mencionó un cronista del exterior, como un “paraíso de tontos”, bajo controles de precios y un control de cambios, que paradójicamente no impide el agotamiento de las reservas internacionales. Su sucesor, también de AD, Carlos Andrés Pérez, se ve obligado a devaluar fuertemente, y a acudir al Fondo Monetario Internacional, para la ejecución de un programa de ajuste macroeconómico y reforma estructural. ¡ Se acabaron de repente los subsidios, las tasas de interés subieron enormemente, y hasta la gasolina subió de precio ¡ De repente la gente se sintió engañada, los años de corrupción en que los partidos políticos conseguían desde empleos en las nóminas de obreros al servicio del Estado, contratos a constructores, órdenes de pago a proveedores del gobierno ! Que la gente soportaba, votando todos los quinquenios se hicieron insorportables !  Y la conspiración militar que larvaba desde hacía una década, hizo crisálida, y el 4 de febrero de 1992 asomó el asqueroso insecto del militar golpista.

Asombrosamente, un país en el cual creíamos que habíamos formado a demócratas hasta Rafael Caldera, alabó el golpe, y le echó la culpa a la democracia del hambre del pueblo. Caldera se lanzó de nuevo como el candidato profesional que siempre fue, salió presidente de la República y COPEI se convirtió en un micropartido después de ser el partido demócrata cristiano más grande de América Latina. La colaboración del MAS hizo que este partido también se redujera, y oportunistamente apoyó la candidatura de Chávez con éxito.  Pero luego, se salió del gobierno, al no obtener más cargos ni posiciones ambicionadas. Así se redujo enormente también este partido, que se creía la quintaesencia del socialismo democrático y capaz de reemplazar a Acción Democrática.

En la actualidad existen unos partidos que son como hijos de COPEI: Primero Justicia y Proyecto Venezuela; otros que son como hijos putativos de AD: Alianza Bravo Pueblo y Un Nuevo Tiempo; también el MAS tiene sus vástagos, etc. Pero el mayor partido es el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el cual fue fundado desde el poder por el propio Hugo Chávez Frias, y alimentado con los fondos del Tesoro Nacional. Sin ningún rubor, se confunde como en los mejores regímenes nazifascistas y comunistas, las funciones del Estado con las del Partido. Si el pueblo se quejaba del burocratismo adeco y copeyano, las finanzas del PSUV, se alimentan de la militancia la cual agradecida por sus cargos da una parte de su sueldo al partido. Ni hablemos de los contratistas ni de otros oportunistas. La mayoría de los empleados de las empresas del Estado como PDVSA son obligados a vestirse de rojo,  es la mejor tradición del marxismo; se les “invita” a ir a las concentraciones del partido, etc. Sólo en la época perezjimenista nos podemos acordar de una conducta similar. El culto a la personalidad en la figura de Hugo Chávez Frías, ha llegado al paroxismo.

Si alguien me preguntara: ¿ son necesarios los partidos políticos para el buen funcionamiento de la democracia ? yo diría que sí, pero limitando sus funciones.  Es como un cuchillo, útil para cortar la carne y la comida, pero es un instrumento feo para matar a un ser humano. Los partidos deben servir al país, y al Estado, no servirse del Estado ni del país, como lo está haciendo inmoralmente el PSUV.  Otro fenómeno de esta época, es que los medios de comunicación han sustituido a los partidos políticos como cadenas de transmisión de las quejas del pueblo sobre sus gobernantes y representantes. Sin menoscabo de la necesaria libertad de prensa,  en una democracia es necesario que los partidos vuelvan a cumplir ese papel que en los años sesenta cumplieron, y sobre todo que no se conviertan de nuevo en máquinas de hacer negocios, agencias de empleo y otras tareas distintas de las de materializar las ideologías en programas exitosos de gobierno.

© 2013 frentepatriotico.com. All rights reserved.